#394
Julio 2018


REVALORIZACIÓN DEL PALACIO DE JUSTICIA

Dra. Ana Laura Fromm Dirección de Obras
Públicas de la Excma. CSJT

TUCUMÁN

El Palacio de Tribunales fue inaugurado en el año 1936, durante el segundo mandato del Gobernador Miguel Campero, quien dispuso para su emplazamiento, de los terrenos ocupados por el entonces “Mercado Sud”, frente a la plaza Humberto Primero (hoy plaza Yrigoyen). Tras un concurso nacional de anteproyectos, en el que resultó ganador el presentado por el Arquitecto porteño Francisco Esquirru, la construcción del edificio demandó 6 años, dando como resultado un hito monumental y paradigmático en el paisaje de nuestra ciudad. El emplazamiento y disposición respondieron a los principios compositivos característicos de la Escuela de Bellas Artes, generando un conjunto neoclásico de gran elegancia y austeridad. El uso de la piedra parís para acabados exteriores e interiores, el granito pulido en los pisos, la carpinterías interior de madera, el hierro forjado y bronce de impecable factura técnica en sus grandes puertas de acceso, la herrería artesanal de las ventanas de la planta baja, son notas destacadas que materializan una arquitectura de singular y serena belleza, en la que cada elemento destaca por su sobriedad y elegancia. Inspirados en los lineamientos y el espíritu del proyecto original, las tareas para la puesta en valor de nuestro Palacio en el contexto del Bicentenario de la Independencia, incluyeron la limpieza de todas las fachadas, la renovación de las veredas, la colocación de rejas y jardinería perimetral, la remodelación y reparación de los patios interiores, y un ambicioso proyecto de iluminación exterior. Así, hemos replicado en las veredas exteriores el excelente diseño de los pisos graníticos interiores, se ha mejorando la circulación y accesibilidad del público, incorporando “vados” con pisos reglamentarios y señalizados en todas las esquinas y accesos, lo que significó un notable avance respecto a la calidad de la circulación pública inclusiva.

Las verjas perimetrales -presentes en el proyecto original-, completan la idea de edificio Neoclásico monumental, envolviendo simbólicamente el conjunto con una modulación que armoniza con muros y diseño de pisos. También se ha incorporado un diseño paisajístico acorde a la escala y jerarquía del edificio, ambientando los jardines interiores y perimetrales con flores y especies locales típicas.

Las rampas en los accesos principales, superaron el desafío de no alterar el lenguaje y la geometría de un edificio que integra el “Patrimonio Cultural de la Provincia”. La propuesta de iluminación, pensada desde criterios actuales para la intervención de edificios patrimoniales, destaca la solidez y elegancia del estilo del Palacio y realza su arquitectura.

Para ello, se utilizaron luminarias de tecnología LED minimizando su impacto visual y mejorando la eficiencia energética. El Palacio de Tribunales se ha convertido así en el primer edificio del Patrimonio Cultural de la Provincia iluminado en todo su perímetro.