PROYECTO DE 300 VIVIENDAS EN BARRIO LA ISLA

Ficha Técnica

Ubicación: San Salvador, Jujuy
Fecha: 2016
Superficie total: 2Ha
Superficie cubierta: 5700m2
Proyecto: Estudio/Colectivo Horizontal Arquitectos
Área: Sustentabilidad física y social: Arqs. María Pilar Bárcena – Carlos Javier Cícero – Andrés Nieto – José Agustín Puglisi – Osvaldo José Puglisi – Adrián Stacchiola – Ana Beatriz Soria. – Ricardo Zapata

El objetivo de este concurso es el desarrollo de un sector de aproximadamente 2 Ha de superficie en Villa San Martín. Es una oportunidad de pensar y proyectar un nuevo barrio, es un desafío que genera muchas preguntas, comenzando por cómo se construye ciudad. Si partimos de la hipótesis de que el paisaje es lo que caracteriza a esta ciudad y por lo tanto es importante tratar de preservarlo, nuestras estrategias de proyecto buscarán reforzar esa idea y su rol en las diferentes escalas.

Contexto
Ubicado entre dos hechos geográficos reconocibles de la ciudad de San Salvador de Jujuy: barranca y el Rio Grande. Este intersticio posee un potencial latente para su desarrollo, considerando al Río Grande una estructura natural de escala metropolitana y la barranca un potencial mirador.
En su comienzo, el barrio fue un pantanal, donde se instaló la primera usina eléctrica de alumbrado público. Con la construcción del puente San Martín comenzó un crecimiento incontrolable: casas, jardines, un centro comercial, el club deportivo y una escuela primaria fueron el desarrollo inicial de ese conglomerado. En un principio se llamó Villa Tramontini, debido al nombre del dueño del molino harinero que allí se alojaba, éste se alimentaba de una acequia que venía del Río Grande; y fue transformado en un aserradero en 1937. Hoy, Villa San Martín sigue siendo un barrio populoso, con gran actividad vecinal, social y deportiva. Un barrio que muchas veces quedó a la sombra, pero que ha sido fundamental en el desarrollo poblacional de la ciudad Capital.

La estrategia de diseño se centra en reducir el impacto negativo de las edificaciones sobre el medio ambiente y sus habitantes. La ventilación y el asoleamiento fueron estructurantes en la planificación del sitio. Esto determinó la forma de los edificios y del espacio público favoreciendo un uso responsable de energía. La búsqueda de bajar los consumos energéticos se refuerza a través del uso de dispositivos pasivos para calentar el agua e iluminación pública. El hecho de realizar un conjunto de mediana densidad, rellenando la cuadrícula, ayuda a evitar la ampliación indefinida de las ciudades y mayor consumo de superficie por vivienda. Por otro lado, la ubicación de este sector urbano permite realizar el máximo de actividades cotidianas a pie.

Sistema
Se plantean 8 edificios de planta cuadrada agrupados de a pares, vinculados entre sí por una circulación peatonal. Cada edificio está conformado por 4 tiras de viviendas que encierran un patio central. De esta manera queda definido el sector público, con las veredas perimetrales alrededor de cada edificio y el patio interior como sector privado. La escala de los edificios no solo responde a criterios paisajísticos y sustentables, además se busca una simplicidad constructiva y que se puedan construir por etapas.

En cuanto al programa, en planta baja se proyectaron los estacionamientos (1 por vivienda), viviendas para discapacitados y locales comerciales y/o de actividad vecinal. En las plantas 1, 2 y 3 se ubican los departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios. Partiendo de una estructura regular se disponen las diferentes tipologías en tiras de 3 viviendas. El sistema constructivo es independiente para permitir la sustitución parcial de partes de la misma permitiendo la adaptabilidad a través del tiempo, siendo este un factor básico de sostenibilidad. Las viviendas proyectadas tienen un espacio exterior propio, con visuales que permiten realizar actividades del habitar y también funcionan como dispositivos de control térmico. Esta configuración permite la ventilación cruzada a través del patio central. Se recuperan las azoteas como soportes para la instalación de equipos de generación de energías alternativas.

Vínculos
La vida en comunidad se desarrolla en los espacios públicos. Una ciudad será más interesante en la medida que posean diferentes espacios públicos acordes a diferentes escalas y tipos de uso. En este proyecto se estudió la posibilidad de abarcar la mayor cantidad de estos espacios. Así, podríamos partir de considerar al Río Grande en el borde norte, como el espacio natural más importante ya que es el eje geográfico a escala metropolitana. En el borde sur se encuentra el mirador de la pista de la salud. Se busca vincular estos dos elementos característicos a través de una segunda jerarquía de espacio: los paseos peatonales, de dos tipos, perimetrales a las manzanas de 6 m de ancho y los transversales a las manzanas de 12 m de ancho. En estos espacios se ubican las partes públicas de los edificios, locales comerciales, salones de usos múltiples, etc. que tensionan el espacio hacia el Río Grande. Cada uno de los edificios tiene un patio central que conforma la tercera jerarquía de espacio, es decir, un espacio público controlado para los habitantes del edificio pero privado para los otros. En cada uno de los pisos se dispone de un espacio para reunión que conforma la cuarta jerarquía. Por último cada departamento dispone de una porción del espacio, conformando el espacio más privado de esta categorización.

Investigación de la  Estructura Urbana
Una de las principales características del sitio es el potencial de accesibilidad en las diferentes escalas. A nivel metropolitano la consolidación de la avenida Ribereña. A nivel sector, la calle Florida lo vinculará al puente General San Martín y el completamiento de la calle El Pibe conectará con Avenida Santibañez, por donde circulan varias líneas urbanas de colectivo. Para este sector se prevé otorgarle mayor importancia al tránsito peatonal, sobre todo en las conexiones de la barranca con el río, de esta manera vincularíamos los dos hechos naturales que conforman los principales espacios públicos en relación con el paisaje. Todo esto sin olvidarnos que el sitio se encuentra a sólo 20 cuadras de la Plaza Gral. Belgrano. En resumen se pretende completar la trama existente, jerarquizando las principales conexiones vehiculares y peatonales, de manera que esta nueva organización contagie a los sectores cercanos.

Para el futuro desarrollo del área es necesario articular los asentamientos que conforman una barrera urbana. En este plan se podría prolongar la calle El Pibe, crearía a nivel un nuevo paseo mirador urbano que reforzaría todo el sector, esto nos permitiría proyectar una peatonal desde este mirador a través de escaleras hasta el conjunto de viviendas y de aquí hasta el Río Grande, reforzando estos paseos transversales.

Funciones Urbanas
En el sector coexisten funciones de diferente escala. En un radio de 250m se encuentran: El club de agua y energía (CAE), depósitos, pista de la salud, pista de skate y paseo Caídos por la Patria. En un radio de 500m se encuentran: el Regimiento de infantería mecanizada 20, natatorio y polideportivo municipal, el hospital de niños y maternidad, y estadio La Tablada. El desarrollo más importante para el sector será el espacio público, priorizando los corredores peatonales en esta etapa y como horizonte la conformación de un paseo mirador y el paseo de la ribereña.

Forma Urbana
El conjunto que se propone aprovechar la situación preexistente del barrio cuidando las relaciones y las visuales desde el mirador y la pista de la salud existente hacia el Río Grande y Los Perales. Uno de los temas más importantes a resolver en los conjuntos residenciales es el nivel 0, es decir la relación público – privado y las diferentes apropiaciones del espacio público. De este estudio se determinó que la forma más eficiente para controlar esta situación es utilizar una forma que encierre un espacio con un límite claro y definido.