#383
Julio 2017


Centro de Alto Rendimiento Deportivo

Tafí del Valle

Un Proyecto del Arq. César Pelli

La Fundación Incai y la Federación Económica de Tucumán con diseño de César Pelli y  acompañamiento del gobierno provincial,  encaran este ambicioso proyecto en los Valles Calchaquíes. El Centro de Alto Rendimiento de Altura (CARDA) procura convertir a Tafí del Valle en sede mundial del deporte de élite. El propósito recibió apoyo del gobierno tucumano a partir de la reunión que el gobernador Juan Manzur y otros funcionarios provinciales mantuvieron con Pelli en Nueva York del estudio Pelli Clarke Pelli Architects.

La idea del CARDA viene de la Fundación Incai desde hace más de dos décadas para lo que aún se requiere la concreción de la donación de 25 hectáreas que hizo la Provincia en favor de la organización no gubernamental. Se presentó la iniciativa a la Federación Económica de Tucumán (FET) y ambas entidades contactaron a Pelli en Córdoba que había asistido a una bienal y lo contrataron. Estos primeros dibujos y definiciones arquitectónicas costaron U$S 150.000 ($ 2,4 millones al tipo de cambio actual), suma que aportó un grupo de empresarios. El CARDA contará con instalaciones de primer nivel para la práctica de 22 deportes en un entorno paisajístico privilegiado. El terreno está ubicado a 2.300 metros sobre el nivel del mar, con acceso directo desde la ruta 307 que conecta Tafí del Valle con Amaicha, Colalao, Santa María y Cafayate. Contará además con un helipuerto.
La obra costaría alrededor de U$S 70 millones. La capacidad para albergar a 250 deportistas pretende captar la demanda que hace fila para usar los centros de Europa y de Estados Unidos. Cuenta el proyecto con 25.000 metros cuadrados de superficie cubierta; 1.500 m2 tiene el área cubierta de la piscina con seis calles, tribunas y ventanas para filmaciones acuáticas; la pista de atletismo mide 130 metros mientras que los vestuarios se desarrollarán en 700 m2; 7.000 metros cuadrados ocupa la cancha de fútbol secundaria, que puede ser usada para rugby. El velódromo mide 250 metros y están previstas dos canchas adicionales de tenis.

IMPULSORES DE LA INICIATIVA

Jorge Toledo y Enrique Feijóo impulsan este proyecto que lleva 20 años y son titulares de la Fundación Incai. El presidente y el secretario de la Fundación Incai hoy ven cómo su proyecto puede hacer sustentable la montaña. Se trata de los primeros dibujos para un proyecto único en América Latina. Pedro Omodeo, de la Federación Económica de Tucumán es la otra parte de la iniciativa. Toledo y Feijóo están convencidos que el proyecto no sólo funcionará sino de que, además, atenderá las inquietudes de fondo de la Fundación Incai: la preservación del ambiente y el desarrollo sostenible de los Valles Calchaquíes. Patricio, el hijo de Toledo, señala que los ambientalistas apoyan la construcción del Carda en Tafí. Desde 1998, cuando apareció la idea se obtuvo declaraciones de interés institucional de la Secretaría de Deportes de la Nación, de la Legislatura y de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán; la validación del experto barcelonés Guillermo Pérez Recio, quien vino a Tucumán especialmente para evaluar la posibilidad del Carda mediante un convenio de cooperación entre la Universidad Tecnológica y la Cancillería; el involucramiento de la FET y de figuras relevantes del deporte. El recorrido incluye la firma de una promesa de donación con cargo de las 25 hectáreas de terreno fiscal donde estaría emplazado el complejo; la contratación de Pelli para la elaboración del diseño conceptual y la concreción de esa tarea -costó U$S 150.000 y fue pagada por un grupo de empresarios con aval de la FET-, y, por fin, las manifestaciones auspiciosas del gobernador Juan Manzur a posteriori de una reunión con el arquitecto en Estados Unidos.

Energía, tratamiento de residuos y cuidado ambiental

Se resuelve la autogeneración de energía con paneles solares y con los arroyos; se aborda la recuperación del agua y el tratamiento de los residuos. El diseño respeta los accidentes del terreno, y el cuidado del paisaje (la construcción no supera los seis metros de altura) y los yacimientos arqueológicos. La Fundación Incai, pensó el Carda como una solución para una serie de desafíos ecológicos, económicos, culturales, educativos, laborales, demográficos y hasta sanitarios con un tomógrafo, equipamiento médico que también será aprovechado por la comunidad. Ambos manifiestan que la iniciativa es absolutamente complementaria de los otros centros de alto rendimiento -ninguno en altura- existentes en el país.
En cuanto al financiamiento, recuerdan que una ley destina el 1% del costo de cada llamada de telefonía móvil a la construcción de centros deportivos y que, entre otras fuentes, sería conveniente acudir a los fondos que, por esta causa, ingresan al Comité Olímpico Argentino.