#391
Abril 2018


ACCESIBILIDAD EN SALAS DE ESPECTÁCULOS Y DE GRAN CONCURRENCIA

En nuestras ciudades encontramos espacios de dimensiones consideradas, destinados a salas de cine, congresos, aulas en centros de enseñanza, salas de usos múltiples. Estos espacios están a veces, dentro de predios o en algunos casos, independientes de ellos.Todos tienen un tratamiento especial en lo referente a distribución, estructura, circulaciones, acústica, mobiliario e incluso instalaciones especiales. Es por eso que en la diversidad de estilos, morfologías y aspectos, hay un factor común: El usuario.La mayoría de ellos tienen un tratamiento insuficiente desde el punto de vista de la accesibilidad universal. Son espacios de construcción antigua en donde este aspecto no fue tenido en cuenta y las intervenciones no han logrado resolver la
problemática, subsistiendo aún las barreras físicas en ellos. Para definir un tipo de sala adaptada y accesible para todos no limitando las soluciones, sino encontrando la mejor solución posible, con creatividad y conocimientos técnicos. Esa solución, si es buena, servirá para todas las personas, y estaría enmarcada en los principios del diseño universal:
1. Igualdad de uso: El diseño debe ser fácil de usar y adecuado para todas las personas, independiente de sus capacidades y habilidades. Proporciona los medios más similares posibles para todos los usuarios, idéntico cuando es posible, equivalente cuando no lo es. Evita segregar a un tipo de usuario.
2. Flexibilidad: El diseño se acomoda a una amplia gama y variedad de capacidades individuales. Acomoda alternativas de uso para diestros y zurdos.
3. Uso simple y funcional: El funcionamiento del diseño debe ser simple de entender, sin importar la experiencia, conocimiento, idioma o nivel de concentración del individuo. Elimina complejidad innecesaria. Es consecuente con las expectativas e intuiciones del usuario. El diseño es simple en instrucciones.
4. Información comprensible: El diseño comunica la información necesaria al usuario, aunque éste posea una alteración sensorial. Utiliza distintas formas de información (gráfica, verbal, táctil). Proporciona un contraste adecuado entre la información y sus alrededores (uso del color). Maximiza la legibilidad de la información esencial. Proporciona dispositivos o ayudas técnicas para personas con limitaciones sensoriales.
5. Tolerancia al error: El diseño reduce al mínimo los peligros y consecuencias adversas de acciones accidentales o involuntarias. Dispone los elementos de manera tal que se reduzcan las posibilidades de riesgos y errores (proteger, aislar o eliminar aquello que sea posible riesgo). Minimiza las posibilidades de realizar actos inconscientes que impliquen riesgos.
6. Bajo esfuerzo físico: El diseño puede ser utilizado eficiente y cómodamente con un mínimo de fatiga física. Permite al usuario mantener una posición neutral del cuerpo mientras utiliza el elemento. Usa la fuerza operativa en forma razonable. Minimiza las acciones repetitivas. Minimiza el esfuerzo físico sostenido.
7. Espacio y tamaño para el acercamiento y uso: Es necesario disponer espacios de tamaños adecuados para la aproximación, alcance, manipulación y uso, sin importar el tamaño, postura o movilidad del individuo. Otorga una línea clara de visión hacia los elementos tanto para quienes están de pie o sentados. El alcance de los elementos debe ser cómodo tanto como para personas de pie como sentadas. Adapta opciones para asir elementos con manos de mayor o menor fuerza y tamaño. Algunos espacios consideran elementos extra de apoyo o para la asistencia de las personas.
El criterio sería mostrar al usuario no familiarizado con el mundo de la discapacidad, diferentes puntos críticos y problemas comunes en los espacios de nuestro entorno y no en proponer ninguna solución concreta. Una de las cuestiones que podemos encontrar problemas de accesibilidad son las salas de cine. La sala del cine, en muchas ocasiones, cumple la ley de accesibilidad, en el sentido de que las personas con movilidad reducida “pueden pasar y ver la película”. Pero este beneficio solo esta concedido en lugares fijos, sin la posibilidad de elegir la ubicación. Esta situación le produce al usuario cierta sensación de discriminación y solo tiene que aceptar el lugar indicado.Cómo solucionar este problema: desde el diseño de la sala. O bien realizar la entrada por la parte superior de las gradas o una solución intermedia, entrando por una altura a mitad del graderío.En teatros, salas de reuniones o aulas, nunca se tiene en cuenta que en el escenario, tarima o el lugar de exposición, está más elevado que el nivel donde están los estudiantes o espectadores. Esto implica que, si no existe una solución específica, una persona en silla de ruedas no podría actuar, exponer o dar una clase. Salvo que se recurra a la buena voluntad de los organizadores y se proceda a levantar en forma manual a la persona con discapacidad motriz, al escenario.
Lo ideal sería cumplir con los tres pasos fundamentales dentro del Diseño, y que en estos se cumpla el circuito mínimo accesible:
> Accesibilidad: o sea como accedo al edificio
> Desplazamiento: como circulo, ya sea en forma horizontal o vertical.
> Uso: posibilidad de usar todos los espacios en forma independiente y con autonomía.
Arq. Graciela Rotella de Bauque
Arq. Josefina Ocampo de Guchea
Diseño Universal

0