#383
Julio 2017


60 años de políticas de promoción pública de viviendas

Tucumán

Claudia Gómez López, arquitecta, doctora en urbanismo, especialista en ordenación del territorio. Directora CETyHAP (Centro de Estudio del Territorio y del Hábitat Popular), Facultad de Arquitectura y Urbanismo, UNT.
Rosa Lina Cuozzo, arquitecta, magister, doctorado en Ciencias Sociales. Investigadora CETyHAP, FAU-UNT.

Hace 12 años Arquitectura y Construcción publicó los resultados de la investigación doctoral realizada por Claudia Gómez López que se titulaba: Incidencia de la promoción pública de vivienda en el desarrollo morfológico de la mancha urbana de la ciudad de San Miguel de Tucumán.
Elementos para la comprensión de su estructura urbana. En la misma se exponían los resultados de 50 años de políticas de promoción pública y su repercusión en el crecimiento de la ciudad como así también se avizoraban tendencias en el desarrollo urbano. Hoy, 15 años después, se presenta esta nueva publicación como una actualización de la temática expuesta, nutrida a partir de los análisis y resultados de la investigación desarrollada por la Arq. Rosa Lina Cuozzo con motivo de su tesis doctoral titulada: Transformaciones territoriales. Nuevas dinámicas en la producción de suelo residencial en el área metropolitana de Tucumán.
A continuación, se señalan los principales tópicos observados en el artículo anterior actualizados en relación al estado actual que presenta el Gran San Miguel de Tucumán.
La ciudad presenta una dinámica de expansión urbana claramente diferenciada en dos periodos, en el primero (1950-1998), el suelo urbano pasó de 2982 ha en 1950 a 10.774 ha en 1998, lo cual implica un incremento aproximado del 261%.
Dicha expansión se produjo en todas direcciones en forma de anillos concéntricos que se incorporan al casco fundacional y su ensanche decimonónico. Durante este periodo, se observan dos fases de crecimiento: una etapa expansiva, que comprende desde 1950 a 1980, en la cual la el área urbanizada detenta mucho suelo vacante en su interior, con una franca subocupación del suelo urbanizado. En el segundo periodo o fase de expansión (1980-98) la producción de nuevo suelo urbano es mucho menor, constatándose una densificación del tejido urbano.
En la actualidad el área urbana continúa su crecimiento expansivo.
Para el segundo período en estudio (2001-2014) el suelo urbano ha crecido de 15.282,22 has registradas en 2001 a 19.450,44 has en 2014.
No obstante, la expansión en este caso, se produce de modo diferenciado en el territorio fundamentalmente en aquellas localidades ubicadas al oeste del AMET, conformando un arco periurbano metropolitano que se extiende desde el oeste (Yerba Buena- Manantial) hasta el norte (Tafí Viejo- Los Nogales). Esta es la región del AMET con mayor dinamismo urbano en los últimos años. Asimismo, se evidencia la tendencia a la urbanización de administraciones eminentemente rurales en etapas anteriores.
Entre ellas se recalca el incremento que ha experimentado la comuna de San Felipe Santa- Bárbara que sumo 337,8 has de nuevo suelo urbano en los últimos años.
En referencia a los modos de producción del suelo urbano, se evidencia un paralelismo entre la producción del Estado y la producción privada, máxime en aquellos municipios o comunas de la corona metropolitana donde no existen reglamentaciones y procesos de control respecto al modo con el cual se produce la expansión de la ciudad. Incluso es posible encontrar similitudes entre la urbanización producida por el Estado desde la década del 70 (fecha que inicia sus actividades el Instituto Provincial de la Vivienda) bajo la figura de grandes polígonos (conjuntos de 500 o más viviendas con servicios y equipamientos) y los incipientes countries o barrios cerrados que empezaban a construirse hacia finales del milenio. Este vínculo se ha profundizado en la actualidad.
Con posterioridad a la crisis del 2001-2002, el mercado inmobiliario ha adquirido supremacía en el direccionamiento del crecimiento residencial a través de la multiplicación de nuevas tipologías tanto residenciales como comerciales. A partir de entonces, la producción privada desarrollada a través de la tipología urbanización cerrada, quintuplica su influencia en el crecimiento urbano.
Mientras tanto, el Estado continúa con una importante incidencia, mediante la ejecución de emprendimientos que incorporan a la ciudad existente, grandes superficies de nuevo suelo urbano. En paralelo, el suelo informal disminuyó su ritmo de crecimiento originando escasa expansión urbana en los últimos años.
Cabe destacar dentro de la obra pública de los últimos años, la realización de la mega urbanización denominada Lomas de Tafí con más de 5000 viviendas que se anexan al norte de la mancha urbana, donde existe una elevada accesibilidad, según se constata en el estudio de accesibilidad de la vivienda producida por el Estado, en la tesis de Gómez López (2001).